jueves, 3 de diciembre de 2015

De charla con... Luis Ernesto Romera


Si hay un escritor que se prodigue en nuestro club de facebook ese es Luis Ernesto Romera, nos deleita con varias de sus historias y hoy quería acercarme un poco más a este autor que quizá muchos de vosotros desconozcáis.

¿Quien es  Luis Ernesto Romera?

Nadie especial, solamente una mente inquieta con ansias de saber y dar a conocer lo que sabe. Soy natural de un minúsculo país centroamericano, aunque afincado y nacionalizado español desde que tenía doce años, ahora tengo cuarenta y ocho. Soy bromista, jovial pero muy serio cuando hace falta serlo. Me gusta leer, desde muy pequeño lo hacía y siempre abierto a todo lo que sea buena literatura. Me fascina la historia, la ciencia, la teología, el pensamiento humano. Por otro lado me gusta andar, veo una montaña y allá que me lanzo, pero no los extremos, por eso estoy seguro que nunca subiré al Everest. Me considero persona de poco arriesgar, aunque en la vida uno se ve obligado a hacerlo, pero yo necesito calcular antes todas las posibilidades.

¿Qué libros tienes en el mercado?

Te diré que en ese sentido nado entre dos mundos distintos y distantes, por un lado tengo libros que se catalogan en ensayo, historia y humanismo, como cuatro tomos de una obra llamada Trigo Ahogado, y de la cual estoy acabando el quinto y último, tienen que ver con la historia del cristianismo y sus influencias en el mundo. Luego en esa misma línea es “Cristianismos Americanos”, historia de la introducción del cristianismo en el nuevo mundo y el resultado de ello.
Luego en el lado novelesco, nada que ver con el otro, tengo Relatos Trascen-mentales, con el que me he dado a conocer más, “Vidas paralelas”, una obra que pronto reeditaré, y una colección de micro relatos, titulado “Pensamientos Solitarios”. Aparte de otras muchas pequeñas obritas que he ido colocando en un lado y otro.

Si tuvieses que quedarte con uno, ¿con cuál te quedarías?

Me costaría elegir. En todo caso, de mis dos facetas me quedaría con “Trigo ahogado” y “Relatos Trascen-mentales”.

¿Con qué género te sientes más cómodo?

La verdad es que sufro menos escribiendo ensayo, pero me divierto mucho también contando relatos, novela corta.

¿Qué querías ser de pequeño?

Nada que ver con lo que soy, me gustaban los transportes públicos y quería ser conductor de autobús, era mi sueño. Esa es mi primera frustración, ni siquiera me he sacado el carnet de conducir. Eso sí, me sigue gustando el transporte público, sobre todo porque se puede leer mucho en tren, metro, autobuses.

¿Alguien muy importante de tu infancia?

Te diría que mis padres, aunque al proceder de una familia numerosa, éramos cuatro, más algunos niños que cuidaba mi madre, y yo era de los del medio, así que pasaba un poco desapercibido. Me crié muy independiente, poco hablador y encerrado en mi mundo. Ahora los quiero más y aprecio lo que hicieron por mí. Recuerdo mucho los consejos de un maestro, (profesor Ovando), que tuve en primaria y otro que me mostró con su ejemplo como evitar la delincuencia. También me quedaría con uno de mis hermanos, con el que comparto muchas inquietudes y curiosidades.

¿Un miedo?

Miedo a estar mal con alguien, a que con mis palabras o acciones dañe a alguna persona, sea de mi entorno o no, eso siempre me inquieta.

¿Un deseo?

Qué se cumplan mis esperanzas y deseos.

¿Un defecto?

Creo que soy un poco impaciente para algunas cosas, y un poco quema sangre, no puedo evitar debatir y objetar.

¿Una cualidad?

Que me gusta escuchar ambos lados de un asunto. Intento ver el lado bueno de todo el mundo. Jamás creo que llegue a insultar a nadie, nunca utilizo el habla soez, soy muy tranquilo, es raro verme enfadado.

¿Un hobby?

Escribir, leer, hacer senderismo, ciclismo.

¿Una comida?

Las judías blancas, las negras, las lentejas, cocido y toda comida de cuchara bien cargada. Y los ñoquis que prepara mi mujer, eso me pierde.

¿Una manía?

Cuestionarme todo, intentar entender el por qué, el cómo, de todo lo que leo o escucho.

¿Frío o calor?

Vengo de un país que le llaman: el de la eterna primavera, así que tiro por en medio.

Un objeto que colecciones

Libros, música y multiusos, (navajas suizas).

¿Un secreto confesable o inconfesable?

Confesable: Que soy daltónico, no veo bien los colores, no sé de qué color tiene los ojos mi esposa, por ejemplo. Pero reconozco que no me disgusta serlo, incluso presumo de ello. Inconfesable: A veces me emociono demasiado escribiendo alguna historia, algún relato, incluso alguna lagrimilla brota, menos mal que suelo estar solo cuando lo hago.

¿Romántico o realista?

Me gustaría ser más romántico, pero soy demasiado realista.

¿Una locura qué harías por amor?

Me faltaría mucho dinero para realizar la locura que quiero y no estoy dispuesto a robar un banco por esto, porque no habría uno con suficientes fondos.

¿Un escritor que te encante?

Isaac Asimov, lo considero uno de los mejores divulgadores, capaz de escribir sobre cualquier tema, ciencia, historia, religión y explicar las cosas desde varios puntos de vista. Este en el terreno serio o didáctico, luego en cuanto a escritor de ficción, sin duda Kafka, aunque este año descubrí a un autor ruso que me ha encandilado, Vasilli Grossman.

¿Un escritor que no te seduzca?

J.R. Tolkien, no leería nada de él, ni amenazado de muerte. Bueno amenazado tal vez sí, pero la fantasía épica no me llega.

¿Papel o digital?

Desde hace algunos años la mayor parte de los libros y revistas que leo son digitales, pero no excluyo el papel, hacen visible la obra.

¿El último libro que has leído?

Los caballos de Dios, de Mahi Binebine, pero también tengo fresco y me dejó marcado, Voces de Chernobíl de Svletana Aleksievich.

¿Un libro que recomiendes?

¿Solo uno? Me rebelo y recomendaré dos: Todo fluye (de V. Grossman) y las voces de Chernobíl.

¿Un libro que no recomendarías?

Hay varios, uno de ellos lo leí recientemente, pero entiendo que yo no sería objetivo, ni justo al mencionarlo, pues a muchos tal vez sí les guste y es una escritora nueva. Pero tampoco quiero darle publicidad. Por la misma razón no te voy a decir los demás, en todo caso cualquiera de Tolkien, a ese ya no le haré ningún daño.

¿Un momento del día para escribir?

Por las mañanas, me levanto a las siete y esa hora y media antes del trabajo seglar, son las más inspiradoras.

¿Y para leer?

Cualquier hora y momento es bueno, solo evito la postura demasiado cómoda, pues soy de sueño fácil. Suelo leer andando del camino al trabajo y de vuelta.

¿Algo que hayas escrito y tengas olvidado en un cajón?

Mi último proyecto de este pasado año, fue una lástima, pero lo tuve que guardar después de notar que de cinco lectores cero, a tres no parecían muy convencidos. Así que mejor dejarlo reposar y volver a retomarlo en tiempos más convenientes. Tengo también dos novelas históricas guardadas, pues este tipo de literatura requiere más documentación e investigación, y otro sobre las farmacéuticas que lo empecé y tengo solo tres capítulos, también por requerir más documentación. 

¿Dónde quieres llegar como escritor?

No soy excesivamente ambicioso, solo disfruto sabiendo que me leen, sea en libros, en mis blogs o en mis posts. No pretendo vivir de esto, pero si con ello me puedo quitar alguna deuda, ya sería más que suficiente. Lo que más me satisface es saber que alguien por allí lee mis historias y las aprecia.

¿Una editorial que te gustaría que te publicase?

Alianza editorial, porque tiene mi edad y las primeras colecciones de libros que tuve son de ellos.

Del 1 al 10, ¿qué importancia tienen las redes sociales y los blogs en tu carrera?

Diría que el 9. Las redes tienen su importancia, máxime cuando no tienes una editorial que te respalde, los autores independientes tenemos que promocionarnos a nosotros mismos. Aparte que las redes te ayudan a conocer a otros escritores y aprender de ellos y te ponen en contacto con el lector es directo, también recibes sus consejos, críticas y sugerencias, eso enriquece. Pero tampoco abogo por agobiar a los amigos con tanta presión publicitaria en las redes, al final acaban ignorándote si por promocionar tu libro te conviertes en spam. En cuanto a los blogs, son espacios que dan la oportunidad de expresar lo que quieres y dar a conocer tus cualidades como escritor.

¿Llevas bien los elogios?

Si son en palabra impresa muy bien, todos los que vengan. Si son en directo, los llevo fatal, me sale negarlo todo y bajar la cabeza o mirar para otro lado.

¿Y las críticas?

Las acepto siempre y cuando sean objetivas, es decir, cuando vienen de alguien que realmente te ha leído al menos un libro; no me vale aquel que te critica leyendo fragmentos o citas o por lo que ha oído de otros, y esto último lo notas. También entran mejor cuando son precedidas de encomio sincero, a palo seco, escuece más. Pero en general, la crítica es positiva, pues aunque duela te hace mejorar siempre.

¿Crees que hay pequeños roces entre escritores?

Roces no tanto, pero si veo que no hay demasiado apoyo entre unos y otros. A veces hay comentarios de lectores muy positivos hacia algunos autores, pero entre ellos, mucho silencio. ¿Qué sucede? ¿No se leen entre ellos? Yo estoy seguro que si se lee lo de otros, pero si están en tu mismo nivel o condición, (noveles, indies, autoeditados), callas, no hablas ni bien ni mal, no opinas. ¿Tal vez porque es tu competidor? Lo veo absurdo. Yo no tengo ningún inconveniente en leer lo de los demás y elogiar lo que haya que elogiar de ellos, que siempre hay algo, aunque no me haya terminado de gustar totalmente su libro, luego en privado le indico al autor, los fallos, si los hay o las cosas que no me han gustado. Yo tengo un lema que no olvido: “lo que quieres que a ti te hagan, hazlo tú a los demás”.  

¿Llevas una libreta para ir apuntando ideas?

Tengo varias llenas, siempre llevo alguna conmigo, así que por ideas que no sea.

¿Para escribir a mano o a ordenador?
Por supuesto sin ordenador no soy nada, aparte de tener una letra malísima que ni yo mismo entendería, en caso de un apagón tecnológico estaría perdido.

¿Algún proyecto inmediato?

Acabar el apéndice de Trigo ahogado, terminar con el quinto tomo, y luego abrir el cajón y retomar esos otros proyectos, algunos que debo completar, otros por corregir, modificar lo necesario, pulirlos y sacar el próximo año algo nuevo, ya que este no pudo ser.
                                                      ,,,,,,,,,,,,

Estaremos atentos a los nuevos proyectos de Luis.

2 comentarios:

  1. Genial , de vez en cuando gusta conocer ciertas intimidades de los autores.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya gustado, hablaremos con otros!!
    Besines

    ResponderEliminar